Blog

A nivel mundial, el daño por los ataques cibernéticos de delincuentes y criminales va en alza, lo que genera una gran necesidad de talento en este campo.

Hace algunos meses,  la prestigiosa revista Wired publicó un artículo en el que remarca las posibilidades de las personas con TEA en el campo de la ciberseguridad y en el que menciona el caso de Alan Turing, quien descifró el sistema de cifrado del ejército nazi en la Segunda Guerra Mundial, y que por su perfil bien podría encajar en el espectro del autismo. El autor, Kevin Pelphrey, lo pone como ejemplo de los beneficios para la sociedad de dar una oportunidad a las personas que piensan diferente.

Pelphrey, autor del artículo,  también denuncia que de los fondos dedicados al autismo, solo el 1% está destinado a los jóvenes y adultos, y eso está frenando de forma notable sus posibilidades de conseguir un empleo, más independencia y una vida mejor.

Y remarca el campo de la ciberseguridad, donde la escasez de talento va a ser cada vez más acuciante, como uno de los campos donde tiene mucho sentido emplear a personas con TEA o diagnósticos similares.

En España, desde hace ya un tiempo que existen consultores trabajando en el área de la ciberseguridad gracias a Especialisterne, empresa especializada en la formación y adecuación de personas neurodivergentes a necesidades técnicas específicas.

Fundación Signe, tiene el honor de colaborar con Especialisterne en el programa de becas de formación de especialistas y patrocina una campaña de difusión para alumnos en las universidades españolas, cuyo objetivo es concienciar a la comunidad académica y a los servicios de atención a las personas con discapacidad,  sobre la realidad de los alumnos con TEA.





Deja un comentario